martes, 15 de enero de 2013

Sé lo que viste la vacación pasada . Segunda parte. (Breves)

En esta segunda parte, incluyo las películas que vi en las vacaciones pasadas pero que, en aras de la brevedad, no incluí en el artículo anterior.

Killer Joe (USA 2011). En el 2006, el director de El Exorcista, William Friedkin, unió esfuerzos con la dramaturga Tracy Letts para adaptar su obra Bug. El resultado fue una película bastante recomendable. Esta vez, ambos repiten con la misma fórmula, trayéndonos una película que resulta toda una sorpresa. Una combinación de violencia, humor negro y desilusión; la película contiene una de esas escenas que pasará a la historia del cine. Matthew McConaughey se dispara una actuación sorprendente como “Killer” Joe Copper, un policía que trabaja como asesino a sueldo. Impelable.

Chronicle (USA 2012). Descendiente de Las Brujas de Blair y toda la movida "found footage”, esta película de ciencia ficción es como la versión independiente y extra-suave de Los hombres X. El guión es bastante sencillo, nada profundo, pero la cinta es de lo más entretenida. Para ser una película de doce millones dólares, se notan algunas costuras a nivel de script y actuación. Sin embargo, a pesar de sus visos de ingenuidad tipo Hallmark Channel, cumple de manera cabal con su misión de entretenimiento. Buen afiche.

If I want to whistle, I whistle (Rumania 2010). Crónica de un drama anunciado. Bien filmada, bien narrada; sin embargo la historia está anegada de lugares comunes: un delincuente juvenil, un hermano ingenuo, una madre conflictiva, un hogar destruido. La película parece un estancamiento políticamente correcto dentro de la nueva movida cinematográfica rumana.



Manslaughter (Dinamarca 2012). El prototipo de un ladrillo perfecto: drama intelectualoide danés. Última de la trilogía del director Per Fly. Un profesor abandona a su mujer para defender a su amante anarco-extremista. En mi humilde opinión, todo un barranco.



The woman in the fith (Francia/Polonia/Reino Unido 2011). Ejemplo de dirección elegante y buen manejo de cámara. Una mezcla de surrealismo, cine negro y thriller, esta película cuenta la historia de un escritor obsesionado por recuperar a su familia. Salvando las distancias, esta película sigue la onda de La Moustache, La Doppia Ora y Spider. Altamente recomendable.



Police Adjective (Rumania 2009). De Corneliu Porumboiu, uno de los directores de la nueva ola rumana, la película puede ser la mejor del grupo si se es capaz de soportar los interminables planos fijos que utiliza como crítica formal del tema. Nominada a Cannes y los Oscar, la película es una crítica brutal al sistema administrativo rumano, a la burocracia y al rol del Estado y sus funcionarios públicos. Mordaz, irónica, cuenta con una escena final formidable. Las opiniones están divididas: algunos la odian, otros la consideran una joya. Me inclino por los segundos.

Es todo. Hasta aquí el recuento vacacional. Pronto sigo con Breves. En fila V/H/S y Django Unchained. De antemano agradezco sus comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todas las opiniones son bienvenidas. Lo importante es saberlas expresar con respeto hacia quienes escribimos y leemos este blog.