lunes, 19 de diciembre de 2011

Raúl Perrone: "No se necesitan grandes cosas para hacer una película".


Hay hombres que uno admira y punto. Hombres que logran donde otros sólo piensan, sueñan o intentan. En lo personal, en lo que concierne al cine, pienso que uno de ellos es Raúl “El perro” Perrone, un inclasificable del filme, un cineasta y listo, un filmador al que ya ni siquiera, como lo hice alguna vez, me atrevo a llamar exponente del cine independiente, del cine guerrilla, del cine de bajo presupuesto. Ya me lo había dicho él mismo en una ocasión con palabras más o menos como estas: Vicente, son puras etiquetas, no se debe pensar en eso del cine independiente, de bajo presupuesto, sólo se debe pensar en hacer cine. Y tenía razón. Por eso es que a El Perro no puedo encasillarlo, por eso es que en esa libertad suya, en ese hago el cine que me da la gana con lo que tengo, muchos le admiramos y consideramos entre los importantes del cine latinoamericano.

Yo a El Perro lo descubrí tarde, en el 2008. Su historia es larga y yo siempre me quedaría corto si intentara narrarla. Para saber de él y su trabajo pueden visitar su web, leer los cientos de artículos que hay en el internet sobre su trabajo y echarle un ojo a tres escritos que he publicado en este blog, todos sobre él y su cine: El Decálogo de El Perro, Hoy en día es más fácil hacer una película que mostrarla. ENTREVISTA A RAÚL PERRONE y, BONUS TRACK. El regreso de Perrone.  En todo caso, más que leer sobre Perrone, recomiendo ver sus películas.

En esta entrada transcribo textualmente el corazón de una conversación que tuve con él hace unos días por Skype.  Al final también les dejo SEM, su último corto.

Haciendo cine sin apoyo y sin recursos
RP: Las cosas difíciles me gusta encararlas y la verdad es que no pienso demasiado, no intelectualizo demasiado. Esto del video es algo que he venido haciendo y ya no puedo parar: simplemente me voy a filmar, y me parece que es eso, yo voy y hago películas y no me detengo a nada, voy y las hago, y luego las cuido, soy celoso de ellas, me gusta compartirlas pero no me gusta regalarlas, así que es muy difícil lo que hacemos, es muy difícil mostrarlo; cuando llega el momento hay que hacerlo bien y pensando mucho sobre lo que se hace, sobre cómo se hace, para que eso tenga una repercusión en la gente. Hay que trabajar sin miedo.

Sobre el uso de Facebook
RP: Yo utilizo mucho el Facebook para abrir cabezas, no para publicar boludeces; trato de crear conciencia y difundir mi laburo y el laburo de otros tipos. Me alegra del Facebook haberme enterado de la cantidad de gente, sobre todo la joven que sale a hacer películas con mi decálogo y que les importa muy poco todo; obvio que habrá otros que no, otros son ortodoxos, dicen yo voy a hacer lo que vos hiciste y después no lo pueden hacer. Es difícil. Yo ya estoy laburando con sólo un tipo, yo estoy haciendo cámara, sonido, fotografía y luego venimos acá a mi estudio y editamos, no se necesitan grandes cosas para hacer una película.

¿Pero el cine no es también un negocio, como dicen algunos?
RP: La verdad es que me importa muy poco. Yo elegí este camino, ya sé a donde voy, sé de alguna manera qué público es el que puedo tener. Escribí un listado, que por cierto se discutió bastante, algo decía que si una película mía la va a ver mucha gente quiere decir que lo hice mal. Prefiero que mis películas la vean 20 tipos y no se la saquen más de la cabeza y no 100 que fueron luego a comer pizza y se olvidaron de la película. Quizás sea demasiado idealista en ciertas cosas, pero tampoco es utópico porque lo hago. Utópico seria que pensara todo eso y no lo pudiera hacer. Yo se los digo a los pibes: no hagan películas en los bares charlando, vayan y háganlo y déjense de joder. Tanta intelectualidad, intelectualizan todo, buscan guita para todo.

Nuevos proyectos
RP: Estoy trabajando ahora en 3 películas nuevas: una se llama Cumbia, la otra se llama Póra, que en guaraní quiere decir fantasma, duende, una película toda hablada en guaraní, y estoy trabajando en otra película que se llama Las Pibas, sobre dos chicas lesbianas. Cumbia y Póra están terminadas y la tercera la estoy ahora trabajando. Se me han juntado como 7 películas, no sé qué carajo voy a hacer ahora. También tengo un proyecto que se llama Cuartos, que son conversaciones de  4 o 5 minutos siempre de 2 personas en un cuarto... me da la impresión de que un cuarto es como un confesionario donde siempre se encierra la gente a hablar de ciertas cosas secretas.

Los actores
RP: Trabajo con gente conocida y hay gente que no conozco y que al toque se hacen conocidos por mi manera de trabajar. El proyecto que te digo de Las Pibas nació porque fui a filmar otra cosa, y de repente terminé y tenía ganas de seguir filmando, y le pregunto a los pibes del lugar si había algún personaje  y uno me dijo, mira yo tengo una amiga y le dije anda a buscarla, y vino, y fue alucinante, porque empezaron a llorar y a hablar. Cuando trabajo con la gente les cuento y los pongo en la situación de lo que voy a hacer y qué es lo que hago, y entonces entro en un estado de intimidad, trato de hipnotizarlos con lo que digo, y cuando filmo ellos están ahí y no notan mi presencia y es algo que yo hago y tampoco sé como carajo me sale eso.

Recursos limitados
RP: Yo cuando hablo de que trabajo sin plata, y con una camarita, lo digo en un tono irónico para los boludos. Yo puedo tener una cámara HD grande como una computadora y lograr lo mismo que hago con una de esas cámaras chicas. Mis ideas son muy bien cuidadas, yo vengo de la pintura, tengo una relación muy fuerte con eso, en mis últimas películas la fotografía es muy fuerte. Son cuadros, la fotografía es pictórica. No necesito de luces para poder hacer eso, lo que necesito es la cabeza, eso se logra con conocimiento de los materiales con que trabajas. Es todo muy pensado. Es todo una conjunción de cosas, composición (encuadre, luz, personajes) que llevan mucho tiempo y que me parece que sólo se logra laburando. No te imaginas las cosas que puedes lograr simplemente corriendo una cortina.

Festival de Cine de Ituzaingó
RP: Nos fue muy bien, nos llegaron 200 películas de todo el mundo. Mi idea era hacer un festival de cortos, algo chico, pero la verdad es que cuando largamos la convocatoria nos sobrepasó,  se convirtió en un festival internacional y no teníamos infraestructura para eso… tuvimos que hacer una selección de 30 películas y fueron 3 días de muchísima gente. Fue muy interesante. Ya estamos pensando en la segunda edición pero la verdad es que no tenemos infraestructura, la gente está pensando en venir, pagarse el hotel y el pasaje ellos, pero la verdad explotó de una manera que no esperáramos.

SEM




1 comentario:

  1. este tipo si que tiene cojones, vamos perro.

    ResponderEliminar

Todas las opiniones son bienvenidas. Lo importante es saberlas expresar con respeto hacia quienes escribimos y leemos este blog.